Como Hacer Pure De Calabacin Con Quesitos

Guarda esta receta para hallarla mucho más de manera fácil cuando la desees cocinar. En el momento en que el agua comience a hervir tendrás que esperar unos 30 minutos, después de los cuáles deberás revisar el estado de las verduras. Si aún no están blandas, tendrás que esperar unos minutos mucho más. Los primeros proceden de un solo elemento básico (carne de cualquier clase, pescado, crustáceos).

Picamos el puerro y la cebolleta en juliana, pochados en blanco a fuego suave con la mantequilla derretida y el aceite de oliva durante 20 minutos. 6.- Al final lo desmenuza realmente bien para que no te quede ningún grumo. Si quieres que te quede mucho más despacio puedes pasar la crema por el chino y así te va a quedar impecable. 4.- Tapas y dejas cocer 20 minutos a fuego medio-despacio hasta que las patatas estén blanditas.

De esta manera, en función de la época del año vas a poder disfrutar de una forma u otra. Se trata en cualquier caso de una receta realmente simple que siempre queda bien y que te va a hacer disfrutar de un gran resultado final. En el momento en que observes que las verduras ahora están completamente cocidas, es el momento de pasar a machacar. No obstante, hay que tomar en consideración un truco para hallar el mejor resultado. En el caso de que te encuentres con que tienes un exceso de agua, lo que tienes que realizar es sacar parte del caldo en un recipiente, para más tarde usarlo caso de que mires que te queda bastante espeso.

Recibe nuestras recetas, novedades y ofertas, gratis en tu correo semanalmente. Pelar y recortar la patata y los calabacines en dados pequeños. Vierta el contenido en una licuadora o use una licuadora de inmersión para hacer un puré. He utilizado mi licuadora de inmersión de Cuisinart a lo largo de años y me chifla para propósitos como estos.

En este caso vamos a preparar un puré de calabacín que transporta un ingrediente especial a fin de que esté más cremoso. Lavamos los calabacines y pelamos uno, el otro lo vamos a dejar con piel. Ponemos una olla al fuego con un chorrito de aceite y pochamos el calabacín, quitando ocasionalmente. Primer plato rápido, si bien con determinada sustancia, podemos complementar la crema de calabacín con quesitos con una tortilla francesa, algo de pescado a la plancha o unos filetes de lomo al ajillo. 3.- Mientras que se sofríe vas deshaciendo la pastilla de caldo en medio litro de agua caliente y también incorporas este caldo a la cazuela. Solo debe contemplar los elementos, no te pases con el caldo en tanto que el calabacín suelta mucha agua.

Pasos De La Receta

En este caso vamos a llevar a cabo un puré de calabacín que transporta un ingrediente especial a fin de que esté más cremoso. Una deliciosa crema de calabacín con quesitos y picatostes. En el momento en que el calabacín esté bien hecho, agregamos los quesitos y batimos hasta encontrar un puré. Agregamos el puré de patatas, sal al gusto y una medida pequeña de agua y volvemos a batir. Tenemos la posibilidad de emplatar en cazuelitas particulares y esparcir alguna semilla y pimienta por encima. Primer plato rápido, si bien con determinada sustancia, podemos complementar la crema de calabacín con quesitos con una tortilla francesa, algo de pescado a la plancha o unos filetes de lomo al ajillo.

Remuévelos cada 2 minutos, y cocina el calabacín hasta que empieze a ablandarse, exactamente diez minutos. Las comiditas de mami Goza cocinando, goza comiendo. Poner a calentar a fuego medio-sobresaliente, tapar y dejar que comience a hervir. En el momento en que llegue a ebullición, achicar la temperatura a fuego medio-bajo.

Videoreceta De Crema De Calabacín Y Quesitos

Si queremos que el puré quede sin grumos, lo mejor es triturarlo después de haberlo dejado reposar y enfriar. Si lo trituramos en caliente, es más fácil que el resultado final no sea homogéneo. Fundamentales en las meriendas de nuestros hijos, los quesitos no solo han conquistado bocadillos y sándwiches, sino más bien también que dieron nueva vida a las cremas de verduras. El almacenamiento o ingreso técnico que es usado de forma exclusiva con objetivos estadísticos anónimos.

1.- Empiezas pochando a fuego lento la cebolla picada y los ajos laminados en una cazuela con un chorrito de aceite. Una vez reunidos los elementos precisos para su preparación, es el momento de cocer todas y cada una de las verduras. En este sentido hay que recalcar que no es requisito que pases por aceite las verduras. Coge para esto de manera directa una cazuela y añade a exactamente la misma todas las verduras previamente peladas. Transcurrido un tiempo, se añadieron patatas y, para eludir a la Inquisición, los conversos que han quedado en España comenzaron a cristianizar la adafina introduciendo tocino y otros productos del cerdo.

Nochevieja Puede Ser Igual De Especial Sin Pasar Horas Cocinando: 5 Recomendaciones Para No Cocinar

Cuando lo hayas hecho deberás freírlos en una sartén con abundante aceite que esté bien caliente. En el momento en que estén muy dorados, será el instante de sacarlos y depositarlos sobre un papel absorbente. Entonces solo tendrás que añadir 2 o tres trozos en todos y cada plato y vas a tener un acompañamiento perfecto para este puré de calabacín. Hay que tener en cuenta que el puré de calabacín no sacia en demasía, por lo que lo más habitual es utilizarlo como un primer plato y posteriormente consumir algo de carne o pescado. Sin embargo, sí que hay algunos elementos con los que puede combinar a la perfección, y uno son los picatostes. Además, por sí mismo también tiene un gran importancia en la cocina, pudiendo preparar un rico calabacín relleno o una lasaña en la que ejerza como sustituto de la pasta.

Añade sal y pimienta negra, mézclalo bien y continua cocinándolos a fuego medio. Aparte de ser realmente nutritivo, el calabacín asimismo es muy polivalente en la cocina. De hecho, puedes comer calabacines crudos, si bien lo más habitual es cocinarlos de muchas formas diferentes.

Receta De Crema De Calabacín Con Quesitos: Clásico Y Sin Patata

Cocer a fuego medio de diez a 15 minutos con la tapa de la olla clausurada, ó hasta el momento en que la verdura quede bien tierna. Si os gusta una presentación original, servid el puré en boles que logren ir al horno, espolvoreadlos con queso rallado y gratinadlos unos minutos a horno fuerte. El resultado es original y exquisito, una cubierta crujiente sobre un cremoso puré. Pelamos los calabacines, preservamos las pieles y los cortamos en paisana. Los incorporamos a la cazuela, rehogamos cinco minutos y cubrimos con el caldo de verduras. Picamos el puerro y la cebolleta en juliana, pochados en blanco a fuego suave con la mantequilla derretida y el aceite de oliva a lo largo de 20 minutos.