Como Se Hacen Las Chuches

Las recetas cambian entre las fabricantes, pero la referencia que se repite en la definición legislativa de la composición de todos ellos es la de«azúcar o aditivos edulcorantes». Estos últimos son los que se muestran en el etiquetado con la letra E seguida de un número, como el sorbitol (E-420) o la sacarina (Y también-954). Los especialistas creen que no se debe sacar completamente su consumo, pero sí supervisarlo.

“Me parece genial poner este vídeo y que la gente se conciencie de que no se pueden comer estas cosas”, destaca Cristina Pedroche, quien, además de esto, confiesa que a ella le ha costado bastante dejarlas, pero que lleva “un par de años sin ellas”. La textura blandita de las chuches y gominolas se consigue a través de la mezcla y la cocción de los tres elementos básicos precedentes. Aunque todo va a depender en decisión correcta de la gelatina, una substancia que no tiene sabor ni color y que procede de los huesos, cartílagos y piel de los animales. Si bien es verdad que las chuches y gominolas están destinadas a un público infantil, no somos pocos los mayores que asimismo nos apuntamos muy frecuentemente a ellas. Su gusto dulce, su textura tan blandita y sus colores tan llamativos hacen que estos caramelos de goma nos atraigan a todos por igual. Eminentemente, están destinadas a los más pequeños, pero los adultos tampoco podemos resistirnos a las nubes, las famosas moras o el regaliz rojo.

Si se consumiesen de manera puntual lo podría llegar a admitir, pero el problema es que se abusa mucho de ellas. A todo lo mencionado, hace ya algunos años que numerosos desarrolladores desarrollan ahora chuches y gominolas en línea sin gluten. Una opción alternativa que cada vez está mucho más de tendencia y que comienza a atestar tiendas y mercados. Ya habéis visto que las hemos hecho con jugo de piña y con pulpa de arándano, conque podéis emular la receta con el zumo de frutas que más les guste o con la pulpa que os convenza. Tentación de pequeños y mayores, las chuches (o chucherías, o gominolas) son un pequeño placer al que resulta difícil resistirse y, por suerte, el día de hoy os traemos la receta que va a hacer que las controléis perfectamente y os deis este capricho de vez en cuando. Las directrices de la OMS no se aplican a los azúcares intrínsecos, o sea, los presentes en las frutas y las verduras enteras frescas, si bien sí a sus zumos, que están presentes en las chuches.

¿qué Son Y De Qué Manera Se Hacen Las Gominolas?

Zapeando desvaría con este vídeo en el que se puede ver el proceso de fabricación de las gominolas, las que están hechas con grasa de cerdo con azúcar. “La gente hay que concienciar de que no se pueden comer”, advierte Cristina Pedroche. Una bolsa de cien gramos de gominolas, por poner un ejemplo, tiene dentro 375 calorías, lo que en comparación con otros productos los dulces no son los aperitivos que mucho más energía aportan. Sin embargo, hay que precisar que hablamos de azúcares simples que solo aportan calorías vacías sin beneficio nutricional. Como explicó en su día nuestra compañera América Valenzuela, asimismo se añaden gelificantes que «provienen de pieles de animales y cartílagos.

como se hacen las chuches

A lo largo de su trayecto, pasa por una serie de troqueladoras, las encargadas de conferirle la estructura cilíndrica y fina. Puede quedarse de esta manera y envolverse de forma directa o puede introducirse en otros equipos para ofrecerle forma esférica y también introducir o no un palo en él para conseguir una piruleta, pirulí o afín. “En este punto se tienen la posibilidad de agregar elementos como el ácido málico, que le da a algunos caramelos el sabor ácido característico al consumirlos”, apunta Alcantud. Es aquí en el momento en que vuelve a manifestarse en escena el almidón, esta vez como un fino polvo blanco que se vierte sobre unas bandejas hasta colmarlas y se imprime la manera deseada con un molde de acero. Al verter en ella la masa aún líquida, esta adquiere la forma del hueco que hemos dejado en el almidón.

Gambas De Algas Y Quesos Sin Leche: Así Disfrutan De La Navidad Los Veganos

Dependiendo de las propiedades que se procuren, se agregan a la mezcla disoluciones de distintos gelificantes. Para conseguir la textura blandita de las gominolas, se intercalan y se cuecen estos tres elementos básicos . Las gelatinas, según cuenta el presidente de Migueláñez, son de procedencia animal y se obtienen desde tuétanos y articulaciones, con procesos verificados y garantizados. Sendero cuenta que existen otras gelatinas provenientes del pescado, que son mucho más costosas, por no estar su extracción industrializada.

«Esta es una opción alternativa más natural, pero no especialmente más saludable, pues la aportación calórica es afín», matiza del Lamo.

Gominolas, Nubes, Chicles… ¿De Qué Manera Se Hacen Estas Y Otras Chucherías?

También las hay de origen vegetal, realizadas con pectinas, que se sacan de las frutas, y son especiales para los vegetarianos». Y, claro, la gracia de comer chuches está precisamente en que logres atiborrarte, si con una ya andas lleno pierde su chiste. Solamente media hora les divide de estas chuches para las que podéis obtener los moldes que más les gusten, en tanto que los ingredientes no tienen cada de ciencia y son muy simples de conseguir, incluyendo la pectina y la glucosa. «Las chuches poseen alrededor de 400 ó 500 calorías por cada 100 gramos, pero son calorías vacías. Nutricionalmente no aportan nada y un consumo excesivo incrementa elriesgo de caries y obesidad –el 35% de los menores de entre ocho y 16 años tienen exceso de peso en España–. Además, la considerable suma de azúcar refinado que presentan se absorbe muy rápido y produce picos de insulina que pueden derivar en unadiabetes.

Pero también incluye una variada selección de recetas para Thermomix, recetas vegetarianas, recetas fáciles para llevar a cabo de manera rápida en el hogar, etc. Si tiramos de hemeroteca descubrimos que compañías como Miguelañez, de hoy dueña de la marca “Gominolas”, en sus orígenes, a principios de los 60, solía vender estos caramelos de goma en exclusiva al sector farmacéutico. Aquellas primeras gominolas, todo hay que decirlo, tenían sabor a menta y estaban indicadas para el régimen de la tos. Sin embargo, fue tal la aceptación que de a poco se fueron creando novedosas gamas de modelos aglutinadas bajo la misma marca.

Por su parte, los caramelos de goma se conforman de gelificantes, como la gelatina –colágeno logrado primordialmente del cartílago de cerdo o el pescado–; y las gomas (goma arábiga, goma xantana). También hay gelificantes capaces para veganos, como el agar-agar o la pectina, y no capaces para celiacos, como algunos almidones modificados. Cada tipo de chuche, lleva sus propios elementos, de ahí sus distintas texturas, colores y sabores. Lo mismo podemos comernos una chuche esponjosa y dulce, que otra chuche con pica pica de gusto explosivo. En el blog iRecetario logramos hallar, precisamente, numerosas recetas de postres y dulces para realizar chuches y gominolas.