Cómo Se Hacen Las Torrijas De La Abuela

Llevamos al fuego y en el momento en que llegue al punto de ebullición apagamos, retiramos la canela y el limón y dejamos templar. Las torrijas de leche son un postre de Semana Santa típico en toda España, te planteamos probar también las torrijas con miel y las torrijas al horno. Aunque hay varios tipos de torrijas caseras, las mucho más habituales son las torrijas de leche, que se remojan en leche aromatizada para luego rebozarlas en azúcar y canela. Otra opción es guardar esa leche aromatizada para sumergir las torrijas en ese líquido, lo que transformará vuestras torrijas en un auténtico manjar. Concha comparte con Espéculo Público su receta de torrijas de anís.

Cortamos la barra del pan en rodajas de unos 2-3 cm de espesor. Se puede obtener pan particular para torrijas, cuando menos en carrefour tienen en estas fechas. El pan puede ser este o cualquier otra barra, incluso ahora duro. Echamos la leche mediante un colador, sobre el pan de leche o los suizos y dejamos que se empapen cuando menos diez minutos, dándoles la vuelta delicadamente. Puedes observar la receta de las torrijas de la abuela en tiempos de inflación en Espejo Público por medio de Atresplayer.

Para poder unas torrijas aptas para diabéticos deberás hacerlas en el horno para evitar frituras y no rebozarlas en azúcar. De esta manera también conseguiremos unas torrijas sin aceite. Llega la Semana Santa y nos ponemos todos como locos aguardando las torrijas caseras de la abuela o de mamá. Además, añadimos la piel de limón y la canela, y lo dejamos a fuego suave, hasta que hierva.

Ingredientes

Es una receta propia de la Semana Santa y como las abuelas no las cocina absolutamente nadie, así que aquí les dejo la receta que hace mi abuela Inés. Se ponen las torrijas en una fuente y se rocían con este almíbar. Cuando estén doradas les damos la vuelta y cuando ya estén las sacamos y las ponemos en una fuente. Un origen más certero data ahora del siglo XV donde se daba a las parturientas algo semejante para favorecer su restauración. Se escurren usando una rejilla , así suelta la leche sobrante y quedan mantecosos por dentro. Esto lo hacemos sobre todo a fin de que no nos salte demasiado en la sartén al freir.

Es un postre super propio de estas fechas y muy completo. Mientras, cortamos los bollos lo largo, y los disponemos en una fuente para el remojo. Hay quienes las prefieren recién hechas, otros en el momento en que se enfrían, aun al día siguiente, cuando el azúcar formó un almíbar.

Seguidora de Karlos Arguiano entre otras muchas cosas “por lo limpio que es”. Después de haber empapado el pan con agua con anís, espolvorea las torrijas con una mezcla de azúcar con canela. Se utiliza el azúcar con canela sobrante para regar las torrijas y estarían listas. Para sortear la subida de los costos propone realizar las torrijas siguiendo la clásico receta de la abuela y hacerlas de anís con agua. “Agregamos una copa de anís y de esta manera nos ponemos contentas. De este modo se reserva la leche para otros menesteres”, apunta. Para hacer torrijas necesitamos leche, aceite y azúcar.

En dependencia del tipo de pan tendrás que estar aproximadamente tiempo para que se quede bien empapadito. 20 min, en dependencia del pan puedes necesitar unos minutos mucho más a fin de que se empape mejor. Para enseñar, colocaremos las torrijas sobre una fuente y las agregaremos algo de la leche que sobró del remojo.

Torrijas Sin

Mientras que se está cociendo la leche podéis explotar para ir cortando las rebanadas de pan duro. Lastorrijas con mielse preparan como hemos visto en la receta primordial, solo que en vez de rebozarlas con azúcar y canela se mojan con un almíbar de miel. Para hacerlo solo tenéis que rebajar la miel con un poco de agua, hasta hallar una consistencia similar al almíbar. Para ello calentáis la miel con un poquito de agua en un cazo y removéis hasta el momento en que se integre bien. Pero no nos vamos a quedar únicamente con la receta de torrijas de leche; vamos a ver también de qué forma hacerlas con miel e inclusive al horno.

Antes de echarlas en la sartén se rebozan en huevo y se ponen a freír por cada lado. Se escurre el aceite sobrante y se pasan por azúcar molido y canela y ahora están listas para comer. En un cazo ponemos la leche con la rama de canela, las 4 cucharadas de azúcar y la piel de limón .

Rollos De Anís

Tres ingredientes básicos que el día de hoy escasean en los lineales a poco tiempo de llegar a la Cuaresma. Reconoce que nunca ha hecho unas torrijas tan caras como las de este año. Haz una mezcla de leche, canela, endulzante y unas tiras de piel de limón y/o naranja. Se dan vuelta y vuelta en huevo batido, escurrimos y lo pasamos por la sartén para freír con aceite de girasol y de manera cuidadosa de que no se nos quemen. A continuación las pasamos por el huevo, ambas caras y las metemos en la sartén en el momento en que el aceite esté ahora ardiente. Si eres de fuera de España y escuchas oraciones como «eres un torrijas» o «qué torrija llevo», no supongas en el postre típico de Semana Santa.

Y además no se vincula a estas datas hasta el siglo XIX. De una receta escrita por el gastrónomo romano Marcus Gavius Apicius donde mentaba un postre muy afín. Este Marcus probablemente sea el primer gourmet y fue el creador del libro recopilatorio de la gastronomía del Imperio De roma,De re coquinaria. Elige un pan de molde sin gluten y leche vegetal y listo. El pan sin gluten tiende a ser más pesado, puedes cortarlo en trozos más finos a fin de que no sea tan espeso el postre. Si tienes problemas con el gluten y la lactosa no padezcas, puedes llevar a cabo unas torrijas igualmente ricas.

Siguiente Receta

En un plato elaboramos el sustituto de huevo, mezclándolo con 2 medidas de cuchara de agua. Doramos en el horno precalentado a 250°C función grill durante unos 5 minutos, damos vuelta y doramos 5 minutos más. En el momento en que el aceite está caliente, vamos pasando las rebanadas de pan mojadas en leche por el huevo batido y las ponemos enseguida a freír. Las vamos dando vuelta con un tenedor para que queden doradas de los dos lados, y luego las retiramos a un plato con papel absorbente para remover el exceso de aceite. Mientras que se escurre el pan en un plato, ponéis en una sartén abundante aceite de oliva para freír las torrijas. Es mejor usar una sartén en vez de la freidora puesto que le tendréis que ofrecer varias vueltas y en la sartén es mucho más cómodo.