Embutidos Que Puede Comer Una Embarazada

Es un momento en el que hay que estar muy atenta a la alimentación, puesto que lo que se come puede perjudicar de forma directa al bebé que está en el vientre. Vamos a dejar de consumir embutido durante el embarazo, primeramente, si así nos lo señala el médico que esté haciendo nuestro seguimiento. La congelación en producto al vacío puede realizar probablemente que este se pierda, pero se entiende que se descongela para consumo y no debería importar.

Si una mujer embarazada no puede soportar el capricho de comerlo, debe congelarlo previamente al menos a lo largo de 48 horas si su congelador alcanza temperaturas de 20 º en negativo; si no es así, harán falta mucho más días de congelación. En lo que se refiere al jamón, existen diversos tipos y, por ende, no todos son adecuados para este período. Los embarazadas tienen la posibilidad de comer jamón cocido, jamón de york y jamón serrano, pero tienen que eludir el jamón crudo, el jamón ibérico y el jamón curado. Los embutidos que han sido cocinados sí tienen la posibilidad de consumirse como es el caso del jamón cocido. Entonces te estarás preguntando ¿Puedo comer lacón estando embarazada? Sí, siempre y cuando el alimento se haya elaborado a través de un proceso de cocción que garantice que no puedes comprar ninguna patología.

¿se Puede Comer Embutido En El Embarazo?

Esto implica que, si deseamos evitar las infecciones por toxoplasmosis, debemos eliminar el jamón serrano y otros artículos crudos de su dieta, acrecentando por su parte el consumo de frutas y verduras. De todas maneras, sí que es esencial moderar su consumo, en tanto que muchos de ellos no cuentan con una gran calidad sobre nutrición. El mucho más aconsejable de todos ellos es el jamón cocido o la pechuga de pavo. Si bien pueden tener algunos aditivos, son bajos en azúcares simples y en grasas hidrogenadas. Suponen una fuente de proteínas que puede llenar las pretensiones del día a día.

Los nitratos tienen la posibilidad de convertirse en nitritos, que pueden perjudicar el suministro de oxígeno a los órganos, lo que puede ser arriesgado para el bebé. La mortadela es un embutido italiano que se caracteriza por su contenido elevado en grasa y su sabor fuerte. Gracias a esto, bastante gente se preguntan si es seguro para las mujeres embarazadas.

Por un enemigo llamado toxoplasmosis o listeriosis, una de las pocas infecciones capaces de atravesar la placenta y provocar un aborto espontáneo. Así, se tienen que respetar las fechas de caducidad de los alimentos, que deben guardarse bien tapados en el frigorífico, lavarse apropiadamente. Dentro de estas precauciones entra la limpieza extrema de tablas de recortar, cuchillos, recipientes y encimeras que vayan a tomar contacto con nuestros alimentos. Es recomendable abandonar los lácteos que no hayan pasado por este proceso para evitar el riesgo de contraer listeriosis, una patología poco común, pero muy grave. Además, existen algunas restricciones alimenticias que conviene tener muy en cuenta para eludir inconvenientes durante la gestación, tanto para la mamá como para el bebé.

Géneros De Embutidos Buenos Y Malos A Lo Largo De Embarazo

Los embutidos crudos, como el chorizo, la salchicha, el jamón serrano y el lomo embuchado, están prohibidos a lo largo del embarazo. Los embutidos cocidos, como el jamón cocido, la mortadela o el bocadillo de jamón, sí son seguros. Esta infección está causada por un parásito que acostumbran a trasmitir los gatos. Muchas personas la sufre sin darse solamente cuenta al confundirla con un catarro o una gripe, pero si un feto resulta infectado mediante su madre puede padecer complicaciones muy severas. Por este motivo, las gestantes han de tener particular precaución en que la carne que ingieren está bien llevada a cabo. Hay que eludir preparaciones en crudo y las maceraciones (tartar, carpaccio…) y abstenerse de tomar embutidos y preparaciones cárnicas tipo paté.

embutidos que puede comer una embarazada

Primeramente, queremos aclarar a qué hablamos cuando charlamos de embutidos. En este conjunto englobamos todos aquellos comestibles que tienen un origen animal, elaborados basado en carne y han sido manipulados por la industria para conseguir una mayor vida útil. De este modo, en el momento en que se genera una infección, y el feto asimismo se ve perjudicado, existe un riesgo mayor de abortos espontáneos, partos prematuros y malformaciones innatas. Una salmonelosis a lo largo del embarazo puede acarrear arduos problemas, tanto a la madre como al bebé. Hay que lavarla esmeradamente con agua, a la que se tienen la posibilidad de añadir unas gotas de lejía capaz para empleo alimentario. Fuera de casa es mejor abstenerse de tomar estos productos si no contamos la garantía de que están bien lavados.

Consejos Para Corregir Los Pies Planos En Pequeños

Es, por lo tanto, tan o mucho más seguro su consumo para la gestante y el bebé, además de ser una espléndida fuente de ácido fólico, absolutamente imprescindible durante el embarazo. Incluso la grasa del jamónse conoce como a eso que de manera coloquial llamamos “grasa buena.” Pese a todas estas sugerencias y de que existan embutidos que se pueden comer en el embarazo, recuerda que ciertos especialistas no los tienen dentro entre los alimentos de consumo frecuente. Por ende deberían ser introducidos de manera puntual puesto que los nutrientes que aportan se pueden obtener de otras fuentes más adecuadas.

Tipos De Embutidos Ibéricos

La verdad es que si la persona ha sufrido toxoplasmosis debería haber generado anticuerpos para esta enfermedad. Por lo que el consumo de embutidos en el embarazo va a depender de este factor y, en la medida de lo posible, tienen que elegir productos de calidad como los que puedes encontrar en nuestra tienda online de embutidos. El motivo primordial es evitar la toxoplasmosis a lo largo del embarazo. Esta patología parasitaria puede contraerse con el consumo de carnes crudas/semicrudas como es la situacion de los embutidos y puede atravesar la placenta afectando al bebé. Además, si en algún instante tienes inquietudes acerca de un embutido específicamente siempre y en todo momento es mejor evitarlo. En consecuencia, si deseas comer embutido a lo largo del embarazo, opta por los cocidos.

Mucho Más Consejos Sobre Los Embutidos Que Puedes Comer En El Embarazo

Por eso varios mitos hayan alimentado conceptos equivocados en relación a la dieta en período de gestación, entre ellos, la creencia de que son pésimos los embutidos en el embarazo. Generalmente, sí se puede comer chorizo cocinado a lo largo del embarazo. No obstante, es esencial cerciorarse de que el chorizo esté bien cocinado y no esté crudo. También hay que evitar el chorizo que contenga nitritos o nitratos. Los embutidos cocidos, en cambio, están hechos con carne cocida y, en consecuencia, no presentan el mismo riesgo.

Las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunitarios desgastados son especialmente susceptibles. Si usted ha comido embutido en el embarazo, consulte a su médico o enfermera inmediatamente. Desafortunadamente, el chorizo ​​ a menudo se cocina junto con otros alimentos, como huevos o patatas fritas. Esto puede ser un problema, en tanto que los huevos y las patatas fritas con frecuencia no se cocinan lo suficientemente.

Estar embarazada supone proteger más aún la alimentación; no por visto que haya que comer por dos, que no es cierto, sino por el hecho de que la dieta de la madre influye directamente sobre el avance y el confort del futuro bebé. Suscríbete en este momento y recibe en tu correo los consejos de salud de Sanitas para conseguir una vida mucho más sana, larga y feliz. Acepto la política de privacidad y acepto recibir publicidad o información promocional de GRUPO ENRIQUE TOMÁS. La toxoplasmosis se puede tratar con antibióticos, pero no existe una cura.