La Comida No Se Tira

Este 40% ocurre entre las tiendas minoristas y el frigorífico de los usuarios; en este caso el cliente es el gran causante del problema.

la comida no se tira

No tiras nada y te llueven los likes vistiendo de gala tus sobras. El año pasado se tiraron en los hogares españoles 1.364 millones de kilogramos o litros de comida. Vamos a enseñarte qué realizar para que no seas parte de esta locura.

La Comida No Se Tira

Es primordial optimizar el uso de alimentos en nuestras cocinas. Prácticamente todos los alimentos pueden tener una segunda vida. El 80% de este desperdicio sin ser cocinado. Hablamos de poner incentivos, por poner un ejemplo fiscales, a fin de que las compañías y los distribuidores vean mucho más provechoso donar los alimentos que destruirlos.

la comida no se tira

En el momento en que nos sentamos en un restaurante o pedimos unas porciones en un bar, solemos sobreestimar nuestras habilidades animados por el buen ambiente, la fama del local o las primeras cervezas. Si el camarero te afirma que es suficiente, es que es suficiente. Que no te logre el hambre que tienes antes de empezar. Y bastante menos un “sujétame el cubata” que puede terminar con un óptimo ardor de estómago y mucha comida en la basura. En 2020, prácticamente 26 millones de kilogramos de comida de bares y restaurantes terminaron donde no debían; en los contenedores.

Estamos Cocinando Ilusiones

Además, lo puedes rayar, llevar a cabo picatostes para ensaladas y ahora que llega el frío, utilizarlo para unas buenas sopas de ajo. Del cocido, ropa vieja o cocido mareao (googlea, googlea, ahora verás qué rico) y, por supuesto, croquetas. El cocido es, claro, el rey de las sobras, pero casi todo es utilizable. ¿Te ha sobrado boloñesa de esa pasta tan rica o del pastel de carne? Vas a alucinar con las empanadillas (añade al relleno algo de queso, que te va a encantar). En cuanto le cojas el truco y emplees tu imaginación, tu cocina de aprovechamiento va a vencer en Instagram.

Este irá siendo llenado con el ahínco de todos y cada uno de los comensales de los centros que a lo largo de estos días están trabajando el emprendimiento de concienciación. Administrar la sobreproducción de comida a fin de que llegue a aquellos que la necesitan y generar solo los alimentos precisos, nos va a llevar a un empleo más eficaz de la tierra y una mejor administración de los elementos hídricos. La FAO estima que habrá que generar un 60% mucho más alimentos para abastecernos, pero según comentarios de todos los expertos de la cadena alimentaria, el deshecho alimentario bastaría para suplir esta demanda. El pan es uno de los mayores dañados en el momento de finalizar en la basura. Es algo sin la menor lógica porque pocos alimentos hay tan versátiles a la hora de dotarles de otras vidas. Lo primero, corta lo que sobre en rebanadas y directas al congelador para desayunar tostadas cada día.

Invadidos por la prisa, la comida rápida, los artículos envasados…no sabemos del volumen que piensa el desperdicio alimentario. Además de ser una aplicación móvil, Too Good To Go es una plataforma con un prominente ingrediente popular y un alto nivel de compromiso con su entorno y los mucho más desfavorecidos. De ahí que, ofrece la oportunidad de que cualquiera de los individuos que lo quiera logre llevar a cabo una donación económica, de manera directa desde la app, a la ONG Acción contra el Apetito, fundación que trabaja en casi 50 países para batallar la desnutrición infantil. LA COMIDA NO SE TIRAes el emprendimiento de Serunion, que pretende concienciar de una manera lúdica y didáctica de la relevancia de evitar el desperdicio y despilfarro de alimentos realizando pedagogía por medio de nuestros comedores escolares. Todos los alimentos que consigamos recolectar en nuestro gran carro solidario, van a ser donados a banco de alimentos/casa caridadcon el fin de contribuir en nuestra labor popular para mejorar el día a día de la gente que usan este recurso.

La Comida No Se Tira: Nuestro Emprendimiento De Siempre, Renovado

Con los desenlaces de la tabla producir objetivos para la semana próxima. Serunion Forma ha actualizado todos los contenidos de esta propuesta educativa, dándoles una nueva imagen, mucho más fresca y actual. Además de esto, ha añadido ciertas maneras nuevas de mentalizar a los mucho más pequeños con apariencia de concursos, audiovisuales, así como otras dinámicas y actividades participativas. Ciertas propuestas son un juego de la oca con desafíos sostenibles, desarrollado por la ONG SED, y un auténtico “pasapalabra” de la sostenibilidad.

Reducir un 15% la cantidad de restos, cocinar platos de aprovechamiento con la comida sobrante, repartir aquello que se logre en una merienda de amigos, etcétera. Como es natural, siempre y en todo momento se debe tener una buena colección de tuppers de diferentes tamaños para guardar o congelar lo que sobre. Enserio, que no es por darte la brasa, pero no te haces un concepto de la alegría que da acordarse, de súbito, de que tienes 2 porciones de lentejas congeladas. Una vez echada la bronca, que seguro que has soportado con gallardía, como entendemos que te preocupa el coste, no sólo económico, que tiene este despilfarro, vamos a darte una poquitas claves a fin de que optimices algo el consumo de comida en el hogar.

La Comida No Se Tira

Le prosiguen los lácteos, y artículos como el pan, el jamón cocido, las salsas, las sopas y las cremas. En España, el desperdicio de alimentos en los hogares españoles crea una huella de sobra de 130 litros por persona y día, según un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid. Tal y como su nombre indica, el emprendimiento sienta sus bases en la reducción del desperdicio alimentario. Con unos resultados tangibles extraordinarios (de cerca del 20% en ciertos casos), este programa supone para el alumnado de los institutos un ejercicio de concienciación acompañado de juegos y ocupaciones de lo mucho más divertidos. Que lucha contra el desperdicio de alimentos involucrando a colectivos bajo riesgo de exclusión social, mediante la recogida de frutas y verduras que se descarten, por un descenso en las ventas, por cuestiones estéticas o por excedentes de producción. Esta oración que era tan común hace años parece que ha perdido valor.