Patatas Con Bechamel Y Bacon

La voy a preparar un fin de semana, que de lunes a viernes hay que cuidar la dieta, y este plato es potente. Está claro que es de plato único. Guauuuu, esto es de esos platos que hay que preparar nada mas verlos, a fin de que no se te olviden y de este modo una vez hechos, ahora sepas que vas a prepararlo muchas más ocasiones.

En una bandeja capaz para horno, coloca una capa de patatas. Puedes cambiar el tipo de queso que le coloques al brócoli con bechamel. Le queda realmente bien un gusto despacio como el queso emmental o la mozzarella. Asimismo queda riquísimo con manchego o cualquier tipo de queso azul más bien suave. Dejamos que se asen en el horno a 190ºC a lo largo de diez minutos y ofrecemos un toque de gratinado a 230 ºC a lo largo de 5 minutos más, para proporcionarles un aspecto más apetecible y dorado.

Recetas De Rechupete

Si bien también vale hacerlo en agua hirviendo. Para elaborar este brócoli al horno gratinado con bechamel vamos a proseguir unos pasos muy fáciles. Lo primero de todo será ocuparnos de la bechamel, de la manera tradicional para hacer una bechamel sin grumos muy sencilla, pero que enriqueceremos con una aceptable dosis de queso. En mi caso, esta vez he utilizado queso cheddar, pero puedes animarte con tu queso preferido. Te voy a dejar otras opciones en el final. Cortamos el bacon en pedacitos y los freímos en una sartén hasta el momento en que queden crujientes.

Patatas al horno con salsa bechamel y bacon que van realmente bien con nuestras comidas. El resultado es inusual. Las patatas quedan considerablemente más ricas y melosas y el beicon contribuye un toque de sabor increíble.

Deja Tu Comentario

De esas que vais a querer comer a medidas de cuchara. Conque haced mucha cantidad a fin de que podáis rebañar bien la sartén y que las patatas no se queden sin ella. ¿Qué nuevo contraste ofrecen estas patatas al horno?

En la grasa que ha dejado el bacon en la sartén, agregamos la mantequilla y la harina, disolviéndolos bien sin dejar de remover. Cuando la roux está algo tostada, vamos agregando la leche hasta realizar una bechamel no demasiado densa. Corregimos de sal y damos un toque de nuez moscada. Si se hace algún grumo, lo deshacemos así.

Por otra parte, picamos la cebolla en brunoise y la pochamos, mezclándola cuando esté lista con el bacon que habíamos guardado. En casa, los platos con bechamel y queso y gratinados siempre triunfan. Éste desde luego se ve pasmante. Me han encantado todos y cada uno de los ingredientes y esa primera foto está de gaceta. Patatas con salsa bechamel y bacon, son una perfecta guarnición para acompañar nuestras comidas. Cuando hayamos terminado de freír el beicon, lo colocamos sobre las patatas y la cebolla en una fuente para horno.

Fundir la mantequilla con el aceite. Mezclar con la harina y cocer 2 minutos para que pierda el gusto a crudo. Añadir la leche fría, combinar enérgicamente y calentar unos 10 minutos hasta que espese removiendo habitualmente a fin de que no se queme en el fondo. Salpimentar y sazonar con nuez moscada. En el blog hallarás considerablemente más recetas con brócoli.

Estofado De Patata Y Cerdo

Uno de esos platos es la receta de las patatas asadas con bechamel al horno, una receta clásica que hoy traemos renovada a fin de que la reincorporéis a tu recetario. Las patatas asadas con bechamel al horno son un plato tradicional que hoy hemos listo con esta receta renovada. Ya veréis cuánto os agrada. La otra parte de la receta es elaborar el brócoli, las patatas y el bacon. Los 2 primeros van cocidos al vapor.

Patatas Con Bacon Y Gratinadas Con Bechamel Receta Fácil Punto Por Punto

Permito emplear mi dirección de e-mail y enviar alertas sobre nuevos comentarios y respuestas . Guardar mi nombre, dirección de correo electrónico y portal web en este navegador para la próxima vez que comente. Rallamos queso vegano y gratinamos en el horno hasta que la superficie quede doradita.

Quedó muy bien el toque ibérico. Con una cucharada de harina y algo mucho más de 400ml de leche, había suficiente para cubrir. Salsa bechamel, tienes que agregar la leche ardiente, esto evitará que se formen grumos. Cubrimos con la salsa bechamel y también ingresamos la fuente en el horno, antes calentado a 220º C, con calor arriba y abajo, a lo largo de minutos.

De Qué Manera Hacer Patatas Asadas Con Bechamel Al Horno

Además de esto este gusto nos recuerda a aquellas patatas fritas al pelotón y al ajillo, que en mi casa se han hecho toda la vida para acompañar a la carne ¿les acordáis?. Asimismo pudimos revisar de nuevo que con escasos ingredientes de calidad, se puede triunfar a lo grande sencillamente realizando las cosas bien. En un caso así las reinas fueron las patatas, que eran unas monalisa extraordinarias que en este momento adquirimos en el Alcampo de la marca Alta Cocina (un día les las enseñaré).